jueves, 8 de julio de 2010

Optimizando los Plazos de un Proyecto

Plazo, costo y calidad: la premisa de cualquier proyecto. Y en industrias tecnológicas, el plazo supera por lejos a las anteriores. El fenómeno de negocios tiene un apodo en marketing y estrategia: el "time to market".

En la fase 2007 del mejoramiento de la red de comunicaciones móviles en Chile el desafío era inmenso: duplicar los resultados del año anterior, y la forma apuntaba al factor "plazo". ¿Cómo se puede mejorar los tiempos de implantación?, y ¿cómo hacerlo de forma inteligente?

Lo normal es hacer un estudio de los procesos involucrados para optimizarlo. Lo que hicimos en el proyecto fue describir el proceso general y subdivirlo en pequeños subprocesos de forma de no dejar pasar más de 4 semanas para cada nivel de análisis. Luego encontrar las relaciones entre las partes y descubrir la ruta crítica. Existen varios métodos para medir y mejorar los plazos de proyecto, además de varios softwares de apoyo para ilustración y análisis de lo analizado. Una buena alternativa es un sistema para PMO o un Workflow.

Finalmente el análisis se centró en cómo hacer articular eficientemente las subetapas de la ruta crítica, centrándose en los mayores plazos, y tal vez en cómo relajar algunas restricciones de predecesores. Todo este análisis se puede cerrar definiendo indicadores para medir el éxito de la optimización realizada. Lo que se usa son por ejemplo comparar cuántos entregables son terminados en relación a los que podrían haber terminado, y cuántos entregables son terminados en relación a los que deberían haberse terminado.

Un modelo de optimización de procesos continua siendo un proyecto iterativo, donde siempre se puede pensar una mejor y más eficiente manera de hacer las cosas, y por ende, mejorar los tiempos.

No hay comentarios.: