viernes, 3 de septiembre de 2010

La Nubificación de mi Oficina: Sólo ahorros!

Ya casi estamos en cambio de temporada, primavera y sus temperaturas... y me subí a esta ola mudándome a mis nuevas dependencias laborales, y como toda buena renovación que puede abarcar distintos ámbitos pensé en obviamente usar mi propio producto en lo tecnológico, así que di el paso y nubifiqué mi oficina.

Creo que en algo afectó ver tanta nube desde el piso 11, pero tener la posibilidad de no necesitar una sala de equipos o de "llenar" zapatillas enchufando aparatitos resultó muy cómodo. Pero, ¿Cómo es un día normal de trabajo en mi privado?

Cuando entro a mi oficina lo primero que hago es encender mi PC fijo (hoy dejé el notebook en casa). Como tuve una reunión ayer a última hora saco del bolsillo el módem de internet móvil que uso. Lo conecto al router inalámbrico que da Internet wifi a toda la oficina, con lo que logré eliminar el servicio contratado de Internet. No es notable? Tengo una sola conexíón a Internet: es móvil y la uso para mí o más personas en toda la oficina. Bueno, acá me ahorré una cuenta mensual.

Luego que mi PC ya está disponible me muestra un aviso de que se terminó de actualizar un archivo: uno es la cotización que modifiqué por la reunión de anoche conectado en mi casa en mi notebook. Mágicamente abro el mismo archivo pero ahora desde la oficina y desde otro computador y lo puedo continuar editando!. Con esto ya no necesito un disco duro externo. Ya no tengo que precuparme de respaldar el respaldo por si se echa a perder, ni enchufarlo y hacer yo mismo los respaldos. Ahora tengo espacio flexible y voy contratando lo que necesito.

Me meto en el CRM donde manejo mis contactos y mis proyectos -el que también está instalado y operando en la nube- y llamo a uno de mis nuevos clientes que está ubicado en la sexta región. Demoro medio segundo en copiar el número con el mouse y lo pego en mi sistema de llamados y marco. Me contesta la secretaria y me transfiere. El teléfono suena y suena y de pronto me devuelve con la secretaria y me avisa que me llamará de vuelta porque está en reunión. El llamado dura 4 minutos y me cuesta 0, pues tengo un plan de llamadas ilimitadas, incluso para larga distancia. Bueno, y todo esto fue sin tener una línea telefónica instalada en la oficina. Resulta que además mi secretaria recibe un llamado simultáneamente a mi llamado, porque el sistema telefónico que uso me permite manejar ilimitados números entrantes y lo manejo yo mismo desde una interfaz web de administración de minutos.

En resumen, ya no necesito conexión a Internet fija en la oficina, ni un servidor para guardar documentos, ni un conjunto de líneas de teléfonos. Me ahorro los equipos, la cuenta mensual, la cuenta de luz va a bajar por tener menos equipos conectados, y ya no tendría que llamar al técnico por si fallan. Puedo operar y ver los mismos archivos desde cualquier lugar y desde cualquier computador. Sí, estoy nubicado!!!

1 comentario:

Gabriel Bunster dijo...

Increible; ojalá otros vean las posibilidades que esto abre.
Buena.